Tu navegador no soporta JavaScript, por lo que algunos efectos del portal se pueden ver afectados. Strobing: ilumina tu piel

Strobing: ilumina tu piel

En maquillaje nunca se deja de aprender y siempre estamos en constante innovación descubriendo nuevas técnicas y productos, cuyo objetivo no es otro que vernos ¡radiantes! Después de que el contouring causara una gran revolución, ahora llega el strobing, que se ha convertido en la nueva tendencia de esta temporada y que ha cautivado a celebrities como Kendall Jenner o Miranda Kerr. Para conseguirlo solo necesitarás un corrector y un iluminador. ¿Quieres saber como hacerlo? ¡Sigue leyendo!

A diferencia del contouring, técnica que se centra en marcar las zonas oscuras del rostro, el strobing busca crear dimensión y esplendor en el rostro. Realza los volúmenes del rostro con la luz, tanto huesos como zonas carnosas, consiguiendo destacar los pómulos y el hueso de la ceja, además de llevar la atención hacia el centro del rostro, labios o lagrimales. Básicamente, iluminar tu piel al máximo.

¿Cómo poner en práctica el strobing?

Es importante que la piel esté hidratada y trabajada tras una rutina de cuidados faciales. Para ello es recomendable usar productos como aguas termales, hidratantes, sérums y geles que hidratan y dan naturalidad a la piel. Tras ello, aplicar una prebase alisadora de poros y después una base para igualar el tono de piel. Utiliza una que sea ligera y traslúcida, como una BB Cream o CC Cream, ya que no es recomendable usar bases mate ni polvos compactos para matizar brillos. Otra opción es utilizar una hidratante con color o una base de maquillaje muy ligera para poder mezclarla con un poco de crema para potenciar el efecto natural luminoso, o incluso una crema hidratante a modo de iluminador en las mejillas para que refleje la luz.

Seguidamente, aplicar el corrector en la zona de debajo de los ojos, los laterales de la nariz y en la barbilla. Con este paso empezaríamos a preparar las zonas a iluminar. No debe usarse un contorno para marcar profundidad. Utiliza un iluminador con algo de brillo. El brillo debe aplicarse a todas las partes altas de la cara donde la luz se refleja y destaca naturalmente. Maquillarse cerca de una luz natural es recomendable para que este paso tenga un buen resultado, ya que el brillo es importante que parezca un poco húmedo porque si es denso y opaco no puede considerarse strobing.

Para esta técnica no se recomienda usar brochas densas. Si eres de las chicas a las que no les gusta usar los dedos para maquillarse, usa una brocha lengua de gato haciendo movimientos hacia abajo para difuminar el producto, ya que de esta forma se cierran los poros y se cubre de una forma más natural. Termina con el strobing con un colorete en crema para que de un aspecto luminoso y suave en un tono rosado o albaricoque. Para un acabado perfecto: aplica dos capas de máscara en tus pestañas, define tus cejas y maquilla los labios, preferiblemente, con tonos naturales y texturas brillo. Un gesto de belleza que se convertirá en un ‘must’ de tu rutina de maquillaje diaria.

Newsletter

Redes sociales


Datos BdeBeauty

  • Productos: 3542
  • Visitas a productos: 1158213
  • Perfumerias: 1323
  • Valoraciones: 1104